29 enero 2018

Que no os engañen: Ni Luna azul, ni de sangre, ni superluna.

En la zona oscura no será visible el
eclipse de Luna
A partir de hoy seguro que oiréis  hablar en los medios de comunicación sobre la "Luna azul" y de la "superlluna" del próximo día 31 de enero. Igualmente os dirán que se trata de una "Luna de sangre" por el eclipse total de Luna que tendremos en esa fecha.

Hace años que no coincidía una Luna llena en su punto más cercano a nuestro planeta (superluna), una segunda Luna llena en un mismo mes (Luna azul) y un eclipse total de Luna (Luna de sangre).

En  la Península Ibérica i gran parte de Europa no veremos el eclipse total de Luna. Por lo tanto, el día 31 de enero, únicamente dispondremos de nuestro satélite natural con un poco más de tamaño y brillo que en el resto de meses, aunque será muy difícil observar la diferencia con otras Lunas llenas.

Todo el mundo sabe que la Luna no brilla, y que es el reflejo del Sol lo que provoca que incluso llegue a iluminar una noche sin nubes. La Tierra no está en el mismo lado siempre, al igual que la Luna.

Representación de un eclipse
total de Luna

Nuestro satélite orbita alrededor del planeta, haciendo que algunas veces la veamos más grande que otras. Según sus posiciones, la Luna tiene cuatro fases: creciente, menguante, llena y nueva. Incluso hay otros fenómenos que nos dejan momentos increíbles de la Luna, pudiendo llegar a ver una Luna de color rojo. ¿Sabes por qué se produce la luna de sangre?

La Luna roja o Luna de sangre solo se puede ver cuando se produce un eclipse total de Luna. Esto ocurre cuando la Luna se coloca justo detrás de la Tierra, quedando escondida del Sol. La luz solar se proyecta sobre la Tierra, que dispersa la luz azul y verde pero deja pasar la roja por la atmósfera. Esta luz llega hasta la Luna, que refleja esa tonalidad y quedando visible en rojo en el cielo.

Fases de un eclipse total de Luna
Por tanto, no hay que sobrevalorar este evento, será uno más de lo que pasan, astronómicamente hablando, únicamente que a los humanos nos gusta complicar las cosas para hacerlas más crípticas, esotéricas  y misteriosas, cuando la realidad resulta mucho más sencilla de explicar.


Tot Astronomia





0 comentarios:

Publicar un comentario