29 julio 2012

Las proporciones divinas de las galaxias espirales

Corte de una coquilla de Nautilus. Su
concha forma una espiral de
 proporciones áureas
 Hombre de Vitruvio, dibujado
por Leonardo da Vinci en 1487

El Hombre de Vitruvio es un famoso dibujo, acompañado de notas anatómicas de Leonardo da Vinci, realizado en uno de sus diarios. Representa una figura masculina desnuda en dos posiciones sobreimpresas de brazos y piernas e inscrita en un círculo y un cuadrado. El cuadrado está centrado en los genitales y el círculo en el ombligo, siendo la relación entre el lado del cuadrado, y el radio del círculo la Proporción Áurea. Este dibujo está considerado como un símbolo de la simetría básica del cuerpo humano y por extensión, del universo en su conjunto. La Proporción Áurea, llamada popularmente, Número de Oro o Divina Proporción, es un número que dispone de muchas propiedades interesantes y que fue descubierto en la antigüedad, no como una "unidad" sino como una relación o proporción entre partes de un cuerpo o entre cuerpos y de valor 1,618. Los artistas del Renacimiento utilizaron la Divina Proporción en la pintura, escultura o arquitectura para lograr el equilibrio de la belleza. El arquitecto, escultor, pintor, inventor e ingeniero italiano Leonardo da Vinci la utilizó para definir todas las proporciones fundamentales en el cuadro de "La Última Cena". Hoy, la Proporción Áurea se puede ver en multitud de diseños, desde las tarjetas de crédito, en nuestro carnet de identidad y en los paquetes de cigarrillos (su longitud dividida por la anchura, da el Número de Oro). 

En la naturaleza, hay igualmente, muchos elementos relacionados con la Divina Proporción, como es el caso de la relación entre el número de abejas machos y el de hembras de un panal, la disposición de los pétalos de las flores, la distancia entre espirales de una piña, la relación entre la altura de un ser humano y su altura hasta el ombligo, la relación entre la distancia de las espirales de cualquier caracol o incluso en los brazos de las galaxias espirales.


Espiral logarítmica a partir de la
 proporción áurea
Las galaxias espirales son discos achatados que no sólo tienen estrellas viejas, si no una gran población de estrellas jóvenes, gas, polvo y nubes en los que nacen nuevas estrellas. Una típica galaxia espiral logarítmica es la del Remolino, en la constelación de Los Lebreles y se trata de una de las más brillantes del firmamento, visible con pequeños telescopios o incluso nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, que tienen la propiedad de que en movimiento, sus brazos crecen de una forma determinada. Resulta que este tipo de espirales están relacionadas con el Numero de Oro, es decir, si dibujamos un rectángulo, cuya longitud con respecto a su anchura sea la Proporción Áurea (1,618) y cortamos un cuadrado, obtendremos un rectángulo más pequeño, que igualmente dispondrá de la Proporción Áurea. Si volvemos a cortar otro cuadrado más pequeño seguirá siendo un rectángulo áureo, y así sucesivamente. Si ahora conectamos todos los puntos de corte, obtendremos una espiral llamada logarítmica, igual a las formadas en las galaxias del mismo nombre. 

Galaxia espiral del Remolino
En el universo hay cientos de miles de millones de galaxias y es en su centro donde se concentra un mayor número de estrellas. Cada galaxia se mueve por la atracción de las otras vecinas aunque los humanos, que pocas veces llegamos a centenarios, la lejana danza de las galaxias pasa desapercibida. Además de las galaxias espirales las hay que tienen forma elíptica, con perfil globular, un núcleo muy brillante y sin brazos espirales. Este tipo de galaxias disponen de una gran población  de estrellas viejas, poco gas y polvo y muy pocas estrellas nuevas, siendo un buen prototipo de ellas la gigante Messier 87 situada en el Cúmulo de Virgo. La tercera clase de galaxias son las irregulares, sin una estructura y simetría bien definida, normalmente situadas próximas a galaxias más grandes, como es el caso de las más cercanas a nosotros, las dos Nubes de Magallanes en el hemisferio austral, visibles a simple vista en las noches sin Luna y con cielos limpios de nubes y contaminación lumínica. Algunas galaxias irregulares son pequeñas galaxias espirales distorsionadas por la gravedad de una vecina mucho mayor.
Galaxia elíptica M 87en el Cúmulo de
 Virgo


Las dos Nubes de Magallanes,
prototipo de galaxias irregulares














Volviendo a la Proporción Áurea, os sugerimos que toméis una cinta métrica y comprobéis si vuestra altura hasta la parte superior de la cabeza dividida por la distancia de los pies al ombligo, se acerca al valor 1,618. Tal vez tengáis un cuerpo de "proporciones divinas". A la sabiduría por la astronomía.


Tot Astronomia



















1 comentarios:

Muy buena pàgina me gusto mucho

Publicar un comentario