30 marzo 2015

¿Por qué nos gusta el Universo?

Diez mil galaxias tal como eran poco
después de la creación de nuestro
Universo. Hubble/NASA
En una pequeña porción de cielo es posible observar, gracias a nuestro amigo Hubble, (nos referimos al telescopio, no al hombre) miles de galaxias en expansión, y cuanto más lejos están, más rápidamente se alejan. Las hay de todo tipo: elípticas, espirales, lenticulares e irregulares pero todas ellas con millones de estrellas con planetas, muchos de ellos con vida, y en algunos estos últimos esa vida será inteligente.

La primera imagen que presentamos contiene unos diez mil puntos,  todos ellos correspondientes a  galaxias con miles de millones de estrellas cada una. Algunas de estas galaxias se formaron poco después de la creación del Universo. Es decir, estamos viendo el Universo en el pasado.

Admirar la belleza y la complejidad del Universo no nos hace perder la perspectiva de las cosas importantes en la vida. Que una galaxia emita o no rayos X o un exoplaneta tenga más o menos atmósfera que la Tierra es siempre mucho menos relevante que la salud, que media humanidad se muera de hambre mientras la otra mitad tira la comida, o que la sociedad española esté desesperanzada por la falta de un horizonte que le permita ilusionarse, más allá de la situación económica y social que sufrimos en la actualidad. Es incluso posible que nuestra exposición a la grandeza del Universo nos ayude a sensibilizarnos más con los problemas cotidianos y a la vez nos aleje de la incompetencia y mentiras de nuestros dirigentes, y de los papanatas mediáticos de la sociedad de consumo. ¿Qué estímulos recibe el aprendiz de ciudadano para inclinarse hacia el rigor del esfuerzo? Nosotros creemos que muy pocos.

La misma imagen anterior  con mayor
 campo y color diferente. Hubble. NASA
Muchas veces nos sentimos como Galileo, es decir que la ciencia tiene enemigos, y uno de esos enemigos es la ignorancia activa, es decir, el no saber y además no querer saber. Todavía escuchamos por ahí esporádicamente personas que se jactan de no entender nada de las estaciones, de las fases lunares o de matemáticas En la misma familia de los ignorantes activos, incluiríamos también a los vendedores de la astrología y actividades lucrativas relacionadas. Y también los cortos de miras, que piensan que esto de la I+D es una actividad prescindible en tiempos de crisis.

En algunas ocasiones creemos que  el interés por  el Universo, las estrellas y los planetas responde a un deseo de escapar al mundo de los hombres. Aunque nosotros también creemos que la astronomía es un bien cultural de primera necesidad,  que se trata de comprender cómo es el universo en que vivimos y cuál es nuestro lugar en él. Son las mismas preguntas que en otro tiempo pudieron quizás conducir a dogmas religiosos, pero que en la actualidad se persiguen desde un punto de vista estrictamente racional.

Para los que amamos el cosmos, el interés por el universo y las estrellas responde al reto de buscar respuestas a preguntas que nadie ha conseguido abordar, que quizá nadie las responda en nuestra finita vida, aunque para nosotros lo verdaderamente importante son las preguntas que nos hacemos, aunque no lleguemos a saber las respuestas. Esta es la verdadera grandeza del pensamiento profundo.


Tot Astronomia





2 comentarios:

En mi caso, lo que mas me atrae del universo es su misterio y su inaccesibilidad. Ver esos objetos de los cuales jamas tendre mas que su luz, y toda mi imaginacion para pensar en mundos de ensueño, vedados a nosotros. El paroxismo de lo remoto, lo inaccesible, y lo antiguo.

Lo has expresado muy bien Roberto. Nos gusta tu reflexión del cosmos, casi poética y real a su vez. Saludos. Tot.

Publicar un comentario